google-site-verification: google9dc7813192228e0a.html

Existe un desconocimiento absoluto sobre la importancia que tiene el calzado en la conducción, aunque expertos y autoridades insisten en que se conduzca con un zapato apropiado, ya que es determinante para la seguridad vial.

Sin embargo, ni en el Reglamento General de Circulación se aclara ni la DGT especifica qué hay que calzar para conducir con más seguridad o con cuál otro es posible recibir una sanción. Para estar seguros de cuál es el más apropiado, hay que buscar y analizar entre líneas, de este modo, se podrá intuir que es lo mejor y lo peor para conducir.

Qué tipo de zapatos son los más aconsejados para conducir

El calzado recomendado por los especialistas es aquel que ofrece una flexibilidad adecuada y una sujeción óptima, sin limitar en ningún momento la libertad de movimiento ni reducir la sensibilidad en el manejo de los pedales. Los mocasines, las zapatillas deportivas, los zapatos formales de cuero son los que no van a representar un problema para cumplir con las funciones del conductor fácilmente.

Como curiosidad cabe informar que la comunidad especializada determinó que el zapato perfecto para conducir existe. Se trata de las Kelme Star 360, unas zapatillas lanzadas en 2011 para profesionales del fútbol sala. La perfección para la conducción venía definida por poseer una novedosa suelta de caucho, desarrollada por técnicos de Michelin que ofrecían una sujeción y adherencia extraordinarias.

Lo que dice el reglamento

Sin embargo, hay que tener en cuenta los artículos 17 y 18 del Reglamento General de Circulación, que dice que; “Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos o animales”. Además, se insiste en que “al aproximarse a otros usuarios de la vía, deberán adoptar las precauciones necesarias para su seguridad”. Prestando atención a la frase «en condiciones de controlar sus vehículos», se entiende que el calzado prohibido para conducir según la DGT es aquel que impida, reduzca o entorpezca la movilidad del conductor, limitando de algún modo su habilidad al volante, tiempo de reacción y eficacia en la conducción.

En otro apartado de este mismo reglamento advierte que: «El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía». Esto se puede traducir como la obligación de usar un calzado que permita una sujeción óptima para el pie, con la suficiente flexibilidad y ligereza. Así mismo, deberá tener una suela que ofrezca el mayor margen de movimiento posible, además de sentir el tacto de los pedales.

Como ya se ha señalado, las zapatillas deportivas para running o tipo sneaker cumplen con los requisitos para conducir, al igual que algunos zapatos cómodos, como los mocasines (debidamente cerrados), las zapatillas tipo Converse o los zapatos Oxford.

Zapatos no recomendados para conducir

Sin embargo, hay diseños menos recomendables, como pueden ser los náuticos, los zuecos de goma, las botas de caña alta y demás modelos que mantienen una sujeción demasiado débil o por tener una suela excesivamente gruesa, como un zapato de seguridad. Aunque no están explícitamente prohibidos, este tipo de calzado no permite una completa libertad de movimientos ni tampoco ofrece la suficiente sensibilidad con el pedal. Aunque sí existe una prohibición para los conductores de camiones sobre las botas y otros tipos de zapatos de seguridad. Es posible que el conductor que las lleve puestas reciba algún tipo de sanción, a excepción de que se especifique que el calzado de seguridad que se viste sí sea apto para la conducción.

Otros zapatos no recomendados

Los zapatos de tacón y las chanclas también son susceptibles de recibir una multa, ya sea porque incumple claramente los artículos 17 y 18 del Reglamente General de Circulación como por las veces que la DGT ha anunciado el riesgo que conlleva conducir con ellos.

Concretamente, respecto a los tacones, al ser un calzado tan popular entre las conductoras españolas, se ha llevado a cabo una especial llamada de atención. No se puede negar la incomodidad para manipular los pedales correctamente, por lo que los agentes, siguiendo órdenes de la DGT, aplican sanciones económicas, con su correspondiente pérdida de puntos, con el objetivo de sensibilizar sobre este problema.

WhatsApp chat
Call Now ButtonLLÁMANOS